Sabías que...

Montagnolo Champignon, la creatividad al poder

¿Quién es el valiente que se atreve a innovar en un mundo como el del queso, tan extraordinariamente diverso, de historia milenaria y con millones de fans?

Aportar algo nuevo en este campo es, sin duda, todo un reto, que solo se puede afrontar desde el respeto por las tradiciones, un profundo conocimiento de la materia prima y del consumidor y toneladas de creatividad.
La quesería CHAMPIGNON hace gala de todas estas cualidades cuando decide unir lo mejor de las dos grandes categorías queseras en una misma especialidad y fusiona la cremosidad de un brie con la vivacidad de los quesos azules, creando una delicia como el MONTAGNOLO CHAMPIGNON.

La pasión despertada entre los amantes del queso por esta nueva variedad ha demostrado que se trata de un extraordinario acierto, reconocido también por los galardones que ha obtenido: Campeón Supremo del International Cheese Show de Nantwich 2012 y de los World Cheese Awards en 2013.

El 75 % de los quesos alemanes se elabora en la región de Baviera, origen de más de 400 variedades diferentes.

La inspiración de las cortes renacentistas
El Renacimiento y su gusto por el placer, por sorprender a los sentidos, es la fuente de inspiración del MONTAGNOLO CHAMPIGNON. En esa época, la cocina empieza a ser concebida como un arte. Nacen platos sofisticados e imaginativos, presentados de forma vistosa, con adornos de oro y vivos colores; técnicas elaboradas; nuevos sabores; surgen los primeros chefs famosos...

Los creadores de este queso combinan audazmente esta deliciosa referencia histórica con la fidelidad a las recetas de quesos tradicionales de la región montañosa de Allgäu (Baviera, Alemania).

El resultado es un queso de textura súper cremosa y gusto potente, donde, en un primer momento, se manifiesta un sabor ligeramente dulce para después dejar el retrogusto algo picante del veteado azul. Una simbiosis fantástica, en perfecta armonía que impresiona al gourmet más exigente.

Una suave capa aterciopelada recubre tan suculento interior, producto de un proceso de elaboración muy diferente al del resto de quesos azules, ya que para obtener el MONTAGNOLO CHAMPIGNON la fase de maduración se lleva a cabo a bajas temperaturas y durante un período prolongado, lo que facilita que el queso realce sus valores de textura y sabor.
El MONTAGNOLO CHAMPIGNON es un queso de triple crema: a la leche se le añade crema para lograr su rica textura mantecosa.
De la tradición a la excepción
Con más de 100 años de historia como fabricante de queso, la quesería CHAMPIGNON tiene como premisa elaborar siempre especialidades únicas, excepcionales, entre las que destaca el MONTAGNOLO CHAMPIGNON.

Su punto de partida es sin duda privilegiado: una calidad de leche excepcional, de vacas locales alimentadas en los pastos alpinos, materia prima que los maestros queseros procesan sin utilizar conservantes, estabilizadores, sabores artificiales, ni gluten.
Solo un queso elaborado a partir de leche de primera calidad según la tradición y el singular espíritu imaginativo que caracteriza a esta marca y madurado a su propio ritmo, puede alcanzar un sabor tan fuera de lo común como el MONTAGNOLO CHAMPIGNON.

Untado en pan rústico, en una tabla de quesos o con miel tibia como postre, el MONTAGNOLO CHAMPIGNON siempre conquista.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies