Sabías que...

Camembert, La Historia de una niña inquieta

En 1761 nace en Crouttes una niña llamada Marie Harel. Vivía en la granja familiar y ayudaba a su padre en todas las tareas que podía. Una de estas tareas era la fabricación de quesos que vendían después en las ferias dominicales.

Lamentablemente la crisis llegó y atormentó a la familia Harel. Eran tiempos duros durante la Revolución Francesa y el padre de Marie tuvo que irse al pueblo vecino, Camembert, a trabajar a la granja de Beaumoncel, por razones de sustento.

Una mañana de invierno, un sacerdote joven y famélico llamó a la puerta de la granja de Marie.
Era un fugitivo de la Revolución Francesa y lo perseguían para ajusticiarlo. Marie, lo aceptó y lo protegió en su casa. Claude Blaise, así se llamaba el sacerdote, era un experto en elaborar brie, un queso suave con corteza mohosa, y enseñó a Marie Harel toda su técnica y conocimiento en su elaboración. Marie aprendió rápidamente y al ser tan inquieta, inventó cosas nuevas en su proceso de fabricación, creando otros quesos. Se conoce que en el año 1791, Marie Harel fue al mercado de los quesos “De Pays D'Auge” llevando una nueva variedad con delicado aroma, suave, pero con un sabor característico, y lo presentó con el nombre de “Camembert”.

El Camembert era
el queso tierno más
sabroso que los
entendidos habían
probado nunca.

A partir de ese momento, emperadores, gourmets y personajes influyentes, lo prefirieron sin distinción.

Fue una explosión en su consumo hasta nuestros días.

Se cuenta que Claude Blaise se fue, sin decir nada, una mañana entre la bruma, aunque los más románticos dicen que Marie lo escondió el resto de su vida. El caso es que con todo el conocimiento de Claude Blaise y la inquietud de Marie Harel, pudo nacer esta joya de la gastronomía conocido como “Camembert”.

Desde Marie Harel, la creadora del Camembert, hasta la actualidad, la fábrica Gillot de quesos se esfuerza por perpetuar la moldura tradicional a mano sobre la mesa, tal como se hacía en las granjas. Un taller de moldeo a mano y de cucharones, es el centro de la fábrica de queso.

La Fromagerie Gillot nació en 1912 en Saint Hilaire De Briouze y sigue en el mismo sitio desde más de un siglo. Seis familias se sucedieron para crear el verdadero y tradicional queso normando.

Actualmente, los gestos son idénticos a los tradicionales, pero el entorno ha cambiado con una tecnología y unas especificaciones propias de la más estricta calidad.

El Camembert de Normandie es reconocido a nivel europeo por
una DOP (Denominación de Origen Protegida) desde 1996.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies